FUNDACION HUMANISMO Y CIENCIA: HOME
VUELTA A LA HOME

ACTIVIDADES

FORO DE DEBATE: UN PUNTO DE ENCUENTRO

1o Premio

LINEA DE SEPARACION

A continuación puedes leer el trabajo premiado con el Primer Premio del Primer Concurso "Ser feliz, ¿Es posible aquí y ahora? 
 

Víctor Cuervo Rodríguez Autor: Víctor Cuervo Rodríguez


Reflexiones sobre la posibilidad de ser feliz en la actualidad y Propuesta de Estrategias para la Promoción del Bienestar Personal.  

Ya desde las primeras manifestaciones de humanidad sobre nuestro planeta, en nuestros más lejanos antepasados, la felicidad ha estado presente de un modo latente, esperando a ser explorada, abonada y desarrollada. ¿Por qué hoy día no iba a ser posible seguir siendo feliz?

Voy a tratar de desarrollar una serie de propuestas y estrategias, constructivas y positivas, con el objeto de ofrecer sencillas reflexiones que de algún modo puedan ayudar, a "alguien", a mejorar su estado de bienestar personal integral y, con ello, a sentirse un poco más feliz en estos complejos tiempos que corremos. Si con ello logro que mis modestas aportaciones sean de interés y utilidad para algún ser humano, habré conseguido el objetivo que me he planteado con este trabajo.

La base de partida para fundamentar mis propuestas, sobre cómo ser más feliz, parte de la convicción de que en todo ser humano existe un potencial innato, inexplorado y virgen, que ha de ser racionalmente desarrollado para conseguir una personalidad integrada, gracias a la cual cada persona se sienta plenamente autorrealizada y feliz, consigo misma y con el entorno que le rodea.

En nuestra cultura occidental se ha puesto mayor acento hacia el desarrollo de una inteligencia práctica y orientada al mundo empresarial, dejando de lado lo que hoy día algunos autores definen como "inteligencia emocional", inteligencia, esta última, que sin duda habría que potenciar para obtener una sociedad más feliz e integrada armónicamente con el medio natural.

Las olvidadas prácticas de introspección, mirar hacia adentro de nosotros mismos, quizás nos podría dar mucha información sobre nuestro modo de ser y proceder, que es otro aspecto fundamental para la búsqueda de nuestro bienestar (ante nosotros mismos y con el mundo). De hecho, ya lo proclamaba muchos años atrás el famoso filósofo griego: "conócete a ti mismo", postulado que recoge tras de sí una peculiar manera de ver el mundo, hoy día olvidada. Unido a lo anteriormente indicado, habría que resaltar la perniciosa influencia de numerosos estímulos sociales (a menudo no controlados y con fines meramente comerciales), unida a una falta de formación en aspectos relacionados con el humanismo, en el mayor sentido del término, que provocan, que hoy día gran parte de la sociedad, sobre todo ciertos grupos más influenciables, pasen con más frecuencia de lo habitual por estados de infelicidad.

Para ser feliz no hace falta disponer y depender de todas esas cosas con las que la sociedad consumista actual nos bombardea, en ciertas culturas orientales se poseen otras concepciones de vida, otras metas, diferentes a las occidentales, que pueden generar mayores niveles de armonía personal, social y con el medio físico–natural.

Hoy días se puede ser feliz, aquí y ahora, siempre ha sido posible ser feliz, en cualquier época, dentro de cada ser humano existe de modo innato un potencial para ser feliz que ha de ser desarrollado siguiendo el camino adecuado, para lo cual debemos de aprender a buscar lo que realmente necesitamos para ser felices y no dejarnos llevar por derroteros y caminos que tan solo conducen a un mundo de apariencia e infelicidad.

Una vez expuesta, de un modo abreviado, mi argumentación del por qué si es posible ser feliz aquí y ahora, pasaré a describir a continuación algunas propuestas constructivas, con las que espero poder aportar un pequeño "grano de arena" que, junto a otros, permita crear una enorme y bella playa bañada por el inmenso océano de la felicidad.

A) Aspectos Preventivos de Infelicidad y de Promoción del Bienestar.

El primer aspecto que propondría, consistiría en la Formación de Personal Experto en la Promoción del Bienestar Social, cuyo ámbito de actuación se incardinaría dentro de los diferentes sectores de la sociedad, comenzando la planificación de dichas actuaciones por los ámbitos familiar y escolar.

Tanto los padres (actuales y futuros), como los docentes, sobre todo los de los primeros cursos (Jardines de Infancia, Guarderías, Preescolar...) deberían poseer un elevado conocimiento psicosocial sobre el modo en que el ser humano puede alcanzar su plenitud de bienestar personal. (Más adelante se indicarán algunas sugerencias).

Los contenidos que deberían desarrollarse dentro de estos programas para "Promotores de Bienestar Social", podrían ser diseñados por el equipo técnico de la propia Fundación Humanidad y Ciencia.

Los contenidos de estos programas (de conocimiento, actitudinales y procedimentales), seguramente se encuentren ya reflejados, de un modo transversal, dentro del Desarrollo Curricular Base, por lo cual, tan sólo cabría desarrollarlos de un modo adecuado (enfoque humanista). En este sentido, se podrían incluir dentro de los objetivos marcados por el propio Centro Educativo, y aprovechar, a su vez, el apoyo de las Asociaciones de Padres de Alumnos (APAS) y los Departamentos de Orientación Escolar. (Que serían los primeros en detectar y diagnosticar posibles manifestaciones de ansiedad/infelicidad entre los escolares).

Los padres son el otro ámbito de actuación más importante sobre el que desarrollar los Programas de Prevención de la Infelicidad y la Promoción del Bienestar. Éstos con su comportamiento, conducta y apreciación de las cosas, propiciarán, en parte, que sus hijos se sientan en el futuro más o menos felices. Será preciso pues, desarrollar una importante acción formativa con los actuales y futuros padres. (Escuela de Padres). Ser padre exige un compromiso para la formación integral de sus hijos, y la felicidad, el saber cómo afrontar la vida es una de las materias de esa Formación Integral.

Estos programas podrían ser subvencionados por diferentes organismos y colectivos públicos y privados: Consejerías de Servicios Sociales, Ayuntamientos, Asociaciones de Padres, etc.

B) Promoción Social sobre los verdaderos valores positivos.

Se deberían realizar campañas de sensibilización social que hiciesen ver los verdaderos objetivos que persiguen numerosos medios de comunicación, promocionando una cultura consumista y potenciando unos valores y actitudes negativos para la condición humana: agresividad y violencia, prepotencia, competitividad, etc.

Junto con ello, se podrían contraponer otras campañas que promuevan valores, como la amistad, el amor, la solidaridad, el compañerismo, el deporte... que producen bienestar de un modo real y duradero.

Con esto, se trataría de concienciar a la sociedad de que en la mayoría de las ocasiones se nos imponen unos valores superficiales que no satisfacen nuestro bienestar integral, dejando de lado otros que son los que realmente llenan de un modo pleno la condición humana.

C) Propuestas Genéricas de Promoción de la Felicidad.

  1. Ayudar a las personas que se sientan infelices a identificar el origen de su estado de insatisfacción. ¿Qué les hace infelices? Para ello la aplicación de técnicas sencillas como la Introspección pueden servir de gran ayuda. Una vez detectados aquellos aspectos de infelicidad se podrían aplicar programas de tratamiento o compensación para la promoción del estado de felicidad o bienestar personal.
  2. Identificar y determinar en cada persona qué aspectos le motivan más, es decir, qué intereses poseen en este momento. De este modo se podrán marcar unos objetivos personales hacia los cuales se encaminaran las acciones.
  3. Desarrollar Programas Personalizados de fomento del estado de Felicidad. Cada persona es un mundo y, por ello, cada una tendrá diferentes intereses y motivaciones. Si conseguimos descubrirlos habremos iniciado un paso muy grande hacia la promoción de su felicidad. Para ello previamente deberemos conocer qué es lo que hace infeliz a esa persona (si fuese el caso) y qué lo podría hacer sentirse a gusto consigo mismo y con los demás.
  4. Fomentar el amor por uno mismo (aprender a autovalorarse), hacia los demás y hacia el entorno físico, propiciará, sin duda, que uno se sienta más feliz. Muchas causas de infelicidad están motivadas por la mala autopercepción que se tiene de sí mismo (fruto de unas experiencias familiares, personales y sociales negativas), esto hace que nos sintamos frustrados y disconformes con el mundo que nos rodea. El sentir amor por uno mismo, valorarse en su propia medida, nos abrirá la puerta de la mejora personal y ello hará que nos sintamos más a gusto y por tanto más felices. Del mismo modo, el aprender a querer al prójimo, valorarle más, comprender sus estados e imperfecciones, saber perdonar, nos hace más humanos y por ello, más felices. Y si todo ello lo unimos al amor por la naturaleza, su contemplación y admiración obtendremos sin duda, un mundo más feliz.
  5. Otro aspecto, también indicado ya hace muchos años y hoy día muy aplicable, será
  6. El de potenciar el ejercicio físico como parte integrante de nuestro desarrollo personal integral "mente sana en cuerpo sano".

  7. Pero quizás uno de los aspectos más positivos para la potenciación de la felicidad entre las personas será el aprender a pensar en positivo, buscando los aspectos positivos de cada situación y no al revés (como se hace frecuentemente). El saber afrontar de modo constructivo todas las situaciones de la vida (incluidos los problemas) hará que ésta sea más llevadera y mucho más placentera.
  8. Aprender a Relativizar las cosas y a darles el justo valor. Cada situación personal tiene una lectura que hay que saber poner en su justo contexto y no comparar con otras situaciones personales ajenas.
  9. Permanecer más en contacto con la naturaleza, la perfección del medio natural es un bálsamo que nos recarga y regenera el estado de ánimo. Efectivamente el campo, el mar, la montaña... son entornos de felicidad.
  10. Fomentar y facilitar el amor por la cultura, el conocimiento y el arte, como medios de desarrollo personal y generador de bienestar.
  11. Promocionar el asociacionismo entre diferentes personas, organizar excursiones, visitas, juegos sociales, charlas y seminarios, crear clubes sociales de similares intereses. El ser humano es un ser social y por ello debe desarrollarse en sociedad y en ella habrá que propiciar la felicidad social.



GANADORES      2º PREMIO   3er PREMIO   


 
 
Home      Debate-Concurso