La Calidad de Vida Percibida en los adolescentes: una investigación exploratoria

Tammy Dew y E. Scott Huebner

Universidad de Carolina del Sur

Traductor: Eloy Jiménez y Jiménez

 Este estudio ha investigado las propiedades psicométricas y los correlatos de una medición de satisfacción por la vida en una muestra de adolescentes. Un total de 222 estudiantes de los cursos 8º, 10º y 12º de un distrito escolar al sureste de los EE.UU. completaron la Escala de Satisfacción por la Vida para Estudiantes (SLSS), cuestiones demográficas y mediciones seleccionadas de la personalidad. La fiabilidad de la SLSS se consideró aceptable en términos de la investigación. La estructura de factores de la SLSS y las relaciones con otras mediciones del bienestar han sido consecuentes con las predicciones. Los informes de satisfacción por la vida de los adolescentes también coincidieron significativamente con índices externos de los padres. Las diferencias individuales en la satisfacción global por la vida no se asociaron a la edad, el curso ni el sexo, pero sí se asociaron moderadamente al estatus socioeconómico. Las mediciones del autoconcepto en relación con la familia fueron unos predictores de la satisfacción por la vida mayores que las mediciones del autoconcepto académico y entre iguales a lo largo de los tres niveles de la adolescencia (temprano, medio y tardío). Se examinan también las implicaciones de los hallazgos en la investigación posterior y la promoción del bienestar entre los adolescentes.

 Se ha prestado una atención cada vez mayor al estudio de las percepciones en adultos de la calidad de vida o el bienestar psicológico, incluyendo juicios de satisfacción por la vida. Por ejemplo, Diener (1984), en su reseña ampliamente citada de la bibliografía sobre el bienestar, observó que se han publicado más de 700 estudios con posterioridad a una importante reseña anterior (Wilson, 1967). Otro ejemplo es que Veenhoven (1991) recopiló una bibliografía internacional de la investigación sobre la felicidad y la satisfacción por la vida que incluía 1.508 referencias.

 El estudio de la calidad de vida y la satisfacción por la vida ha sido de especial interés para varias disciplinas, entre ellas la sociología, la psicología social y la gerontología. El término calidad de vida, que surgió de la investigación sobre los indicadores sociales (vid., p. ej., Schuessler & Fisher, 1985), se usa generalmente para referirse a una evaluación general de las condiciones de vida según las experimenta un individuo. Los investigadores de indicadores sociales distinguen entre indicadores objetivos y subjetivos de la calidad de vida. Los indicadores objetivos son características cuantificables de lugares o personas, tales como los índices de criminalidad, los índices de divorcio, o los gastos de escolarización por alumno. Los indicadores subjetivos evalúan las percepciones de los individuos sobre las condiciones de sus vidas y su satisfacción por tales condiciones. El centro de atención es, por tanto, los auto-informes de personas individuales sobre su satisfacción por sus vidas en contraste con las condiciones reales de sus vidas. No se asume una correspondencia entre los juicios subjetivos sobre el bienestar y las condiciones objetivas, sino que más bien se toma como una cuestión empírica, adicional e interesante.

La investigación sobre el bienestar psicológico también ha diferenciado entre las dimensiones afectiva y cognitiva (p. ej., vid. Argyle, 1987; Diener, 1984; Diener & Emmons, 1985). La dimensión afectiva se relaciona con los sentimientos (p.ej. feliz, preocupado, aburrido), mientras que la dimensión cognitiva se relaciona con los juicios evaluativos de la satisfacción por la vida en su conjunto. Específicamente, la satisfacción por la vida se ha definido como “una evaluación global sobre la calidad de vida de una persona según sus criterios elegidos” (Shin & Johnson, 1978, p. 478). Así pues, la satisfacción global por la vida se refiere a una evaluación general sobre la calidad de vida de una persona que se sitúa por encima de las evaluaciones de ámbitos específicos  (p.ej. familia, amigos, escuela, uno mismo). La distinción entre afecto (p.ej. sentimientos de felicidad) y la satisfacción por la vida refleja el descubrimiento de que, aunque la satisfacción por la vida puede estar indirectamente influida por el afecto, no es una medición segura de la emoción en adultos y niños (Andrews & McKennell, 1980; Diener, 1984; Huebner, 1991).

 Aunque se ha llevado a cabo alguna investigación con niños de educación infantil, ha habido muy poca sobre la satisfacción global por la vida en adolescentes. Esta falta de investigación puede deberse, en parte, a la ausencia de mediciones fiables y válidas de la satisfacción por la vida de los adolescentes. Una revisión de la bibliografía reveló sólo dos mediciones de la satisfacción por la vida diseñadas específicamente para niños y adolescentes: la Escala de Satisfacción por la Vida Percibida (PLSS) (Adelman, Taylor, & Nelson, 1989; Smith, Adelman, Nelson, Taylor, & Phares, 1987) y la Escala de Satisfacción por la Vida para Estudiantes (SLSS) (Huebner, 1991a).

 La PLSS es una escala de auto-informe de 19 apartados que fue diseñada para proporcionar “un indicador de la satisfacción por la vida de una persona joven” (Smith et al., 1987, p. 170). Los sujetos responden usando escalas de Liken de 6 puntos a apartados que cubren cinco ámbitos, entre ellos el bienestar material y físico, las relaciones, el entorno, el desarrollo y la realización personales, y el recreo y el ocio (p.ej, ¿Cómo de satisfecho se siente normalmente cuando piensa en la clase de vecindario en el que vive?, ¿cómo de satisfecho se siente normalmente cuando piensa en cómo se lleva con su madre?) Las respuestas se suman para obtener una puntuación total de la satisfacción por la vida.

Se ha dicho que las estimaciones (alfa) de consistencia interna oscilan entre 0,70 y 0’80, y la fiabilidad test-retest se ha estimado en 0,85. La prueba de validez incluye una correlación significativa con una medición de la depresión y la capacidad para distinguir adolescentes en aulas ordinarias de adolescentes enviados a servicios de salud mental. Es obvio que se necesita más trabajo empírico para justificar aún más su utilidad. Por ejemplo, algunos investigadores (p.ej., Huebner, 1991a; Pavot, Diener, Colvin & Sandvik, 1991) cuestionan la deducción de un índice global de satisfacción por la vida por medio de la adición de valoraciones a lo largo de juicios sobre ámbitos específicos (p. ej., bienestar material, relaciones). Aunque los ámbitos específicos incluidos en escalas tales como la PLSS pueden ser importantes para la mayoría de los niños y los adolescentes, es posible que los individuos asignen diferente importancia a los ámbitos. Por consiguiente, las valoraciones generales de la satisfacción pueden verse reducidas debido al impacto desproporcionado de un ámbito (Veenhoven, 1984). Por esta razón, Pavot et al. (1991) afirman que confiar en los ámbitos impuestos por el investigador no tiene tanto sentido como pedir una evaluación global de la propia vida en su conjunto.

La SLSS, basada en el trabajo de Diener y sus colegas (p. ej., Diener, Emmons, Larsen & Griffin, 1985; Pavot et al., 1991), se diseñó para medir la satisfacción global por la vida de niños de hasta el 3er curso. Se apoya en la hipótesis de que la satisfacción global por la vida en los niños se evalúa mejor a través de apartados (p.ej., Mi vida va bien; Me gustaría cambiar muchas cosas en mi vida) que requieren directamente que los niños evalúen sus vidas en conjunto, sin referencia a ámbitos específicos.

 Hasta este punto la investigación ha ofrecido un sólido respaldo psicométrico para el uso de la SLSS con preadolescentes (Cursos 3-7). Se ha detectado una consistencia interna adecuada de la SLSS (coeficiente alfa = 0,82). La fiabilidad test-retest a lo largo de un intervalo de 1 a 2 semanas fue 0,74. La SLSS ha demostrado también una estructura de factores unidimensional (Huebner, 1991x).

Una posterior confirmación de la validez constructural de la SLSS incluye correlaciones significativas con la puntuación total del AutoConcepto de Piers-Harris (Piers, 1984) y la subescala de Felicidad, la medición de la satisfacción por la vida de un solo apartado de Andrews y Withey (1976) y la subescala (Huebner, 1991x) de la Encuesta de las Dimensiones del Temperamento – Ánimo Revisado (Windle & Lerner, 1986). Las correlaciones positivas previstas con las mediciones de la autoestima, el locus de control y la extroversión apoyaron aún más la validez del constructo; así como correlaciones negativas con las mediciones de la ansiedad y la neurosis (Huebner, 1996); y correlaciones no significativas con la deseabilidad social (Huebner, 1991x) y el Cociente Intelectual (Huebner & Alderman, 1992). Asimismo, las clasificaciones de la SLSS se han distinguido de las clasificaciones del afecto positivas (p.ej., Me siento feliz) y negativas (p.ej., Me siento triste; Estoy asustado) (Huebner, 1991c) mediante importantes técnicas de componentes. Por último, la SLSS demostró la capacidad de discernir de un grupo de estudiantes con dificultades emocionales de un grupo de estudiantes sin tales problemas y se correlacionó negativamente con los informes docentes de problemas de comportamiento en el aula y de depresión autorrevelada (Huebner & Alderman, 1992). En resumen, la investigación hasta ahora sugiere que la SLSS es una medición fiable y válida de la satisfacción por la vida en preadolescentes.

 Aunque la SLSS ha empezado a llenar el vacío en la investigación sobre el bienestar psicológico en los niños, aún no ha sido aceptada para su uso en adolescentes. Para promover el estudio de indicadores positivos del bienestar entre los adolescentes, existe la necesidad de desarrollar instrumentos aprobados del bienestar subjetivo (SWB), incluyendo mediciones sobre la satisfacción global por la vida. Así, uno de los propósitos de esta investigación era examinar las propiedades psicométricas de la SLSS con estudiantes adolescentes.

 Otro de los propósitos de esta investigación era investigar los correlatos de la satisfacción por la vida entre adolescentes. Se sabe poco de los antecedentes y los correlatos de satisfacción por la vida entre este grupo de edad.. Así, el presente estudio pretendía explorar las relaciones entre la satisfacción global por la vida y variables demográficas seleccionadas, como la edad, el sexo y el estatus socioeconómico (SES). Igualmente, se estudiaron las relaciones entre la satisfacción global por la vida y el autoconcepto y el locus de control. Se ha descubierto que tanto una auto-evaluación global positiva como una orientación interna del locus de control están entre los predictores más significativos de la satisfacción por la vida entre niños más jóvenes (Huebner 1991x, 19916) y adultos (p. ej., Diener, 1984; Emmons & Diener, 1985). No obstante, debido a que se ha revelado que el autoconcepto –en particular-  es multidimensional en vez de unidimensional entre los niños, adolescentes y adultos (p. ej., vid. Bracken, 1992; Harter, 1982; Marsh, 1990) subsiguientes análisis se centraron en las relaciones entre las clasificaciones de la satisfacción por la vida y las variadas facetas del autoconcepto incluídas en el Cuestionario II de Auto-Descripción de Marsh (SDQ II) (1990). EL SDQ II se basa en una modificación del modelo multidimensional del autoconcepto de Shavelson, Huebner y Stanton (1916).

Por último, en vista de los descubrimientos de los estudios previos en la bibliografía sobre el desarrollo que demuestran cambios en el autoconcepto durante la adolescencia (p. ej., Hattie, 1992; Protinsky & Farrier, 1980; Rosenberg, 1979; Simmons, Rosenberg & Rosenberg, 1973), también se investigó la posibilidad de cambios en el desarrollo en los correlatos de la satisfacción por la vida. Dada la escasez de investigación sobre los correlatos de la satisfacción por la vida en niños y adolescentes, no se suscitaron hipótesis específicas sobre los cambios en el desarrollo. Sin embargo, investigaciones anteriores con preadolescentes más jóvenes sugirieron la importancia mayor de relaciones familiares satisfactorias comparados con las relaciones entre iguales y la satisfacción por el colegio (Huebner, 19916). Así, dada la cada vez mayor importancia de los iguales en la adolescencia (Csikszentmihalyi, Larson, & Prescott, 1977; Hartup, 1983), era de interés ver si los componentes familiares mantenían un papel central en la satisfacción por la vida en los adolescentes o si los componentes de los iguales y/o el colegio aumentaban en importancia.

Cuestiones específicas de la investigación 

Los objetivos de este estudio incluían la investigación de las propiedades psicométricas y los correlatos de la SLSS con una muestra de adolescentes. Las principales cuestiones específicas relacionadas con estos objetivos fueron: (1) ¿Muestra la SLSS propiedades aceptables de análisis de apartados (es decir, correlaciones apartado-total)? (2) ¿Cuál es la fiabilidad de consistencia interna de la SLSS? (3) ¿Cuál es la estructura de factores de la SLSS? (4) ¿Demuestra la SLSS una validez simultánea aceptable con la PLSS? (5) ¿Demuestra la SLSS una convergencia aceptable con las estimaciones de los padres sobre los informes acerca de la satisfacción por la vida de sus adolescentes? (6) ¿Demuestra la SLSS una convergencia aceptable con otros índices globales del bienestar (es decir, autoconcepto y locus de control globales)? (7) ¿Cuáles son las relaciones entre las puntuaciones sobre satisfacción por la vida y las variables demográficas seleccionadas (es decir, edad, sexo, pertenencia étnica y estatus socioeconómico)? (8) Usando un modelo multidimensional del autoconcepto, ¿cuáles son las relaciones entre la satisfacción por la vida y las facetas específicas del autoconcepto? En otras palabras, usando las diferentes facetas del autoconcepto como predictores, ¿qué facetas tienen mayor influencia sobre la satisfacción por la vida? (9) ¿Existe alguna conexión entre las diferencias en las relaciones entre la satisfacción por la vida y las facetas del autoconcepto y la edad, el sexo o la etnia?

Método

Sujetos

 Los sujetos fueron 222 estudiantes de aulas ordinarias de los Cursos 8º a 12º de un distrito escolar rural en un estado del sureste. Su edad media era 15,5 años (SD= 1,5). Las niñas constituían el 52% de la muestra. Había 69 alumnos de 8º, 2 de 9º, 106 de 10º, 4 de 11º y 41 de 12º. Un total de 115 estudiantes eran afro-americanos, 106 eran blancos y un estudiante era nativo-americano. En una estimación aproximada del estatus socioeconómico, el 38% de la muestra tuvo acceso a almuerzos libres o reducios (estatus socioeconómico bajo) y el resto pagaba sus almuerzos (estatus socioeconómico medio o por encima de la media).

Mediciones

Locus de Control de Nowicki-Strickland – Formulario Reducido. La Escala Locus de Control de Nowicki-Strickland – Formulario Reducido (LOCS-SF) (Nowicki & Strickland, 1973) es la versión reducida de un inventario de auto-informes de 40 apartados (LOCS) diseñado para evaluar la percepción de los niños de su grado de control sobre sucesos y consecuencias en sus vidas. Se ha llevado a cabo una considerable investigación con el LOCS (vid. Witt, Cavell, Heffner, Carey & Martens, 1988). Los apartados del LOCS se responden con un formato de si/no y se puntúan de tal modo que una puntuación baja indica mayor interioridad. Se han detectado fiabilidades partidas del formulario completo de 0,68 para el 8º curso; 0,74 para el 10º; y 0,81 para el 12º.

Se ha revelado también una fiabilidad test-retest a lo largo de seis semanas de 0,71. La validez simultánea se ha visto reforzada mediante correlaciones significativas con otras diferentes mediciones del locus de control (Gilmor, 1978; Nowicki & Strickland, 1973). En este estudio se utilizó un formulario reducido para los cursos 7º-12º, el LOCS-SF. El LOCS-SF contiene 21 apartados del LOCS que demuestran las mayores correlaciones apartado-total. La consistencia interna del LOCS-SF se ha establecido en 0,70 (Boss & Taylor, 1989).

Cuestionario de Auto-Descripción. El Cuestionario de Auto-Descripción (SDQ) (Marsh, 1990) es una escala de auto-informes basada en el modelo jerárquico multifacético del autoconcepto propuesto por Shavelson, Huebner y Stanton (1976). El modelo Shavelson resalta la especificidad de ámbitos del autoconcepto, a la par que reconoce un autoconcepto general o global.

 La SDQ-II mide 11 facetas del autoconcepto en total. Las facetas incluyen Yo General, Matemáticas, Verbal, Escuela General, Capacidades Físicas, Apariencia Física, Relaciones con Iguales del Mismo Sexo, Relaciones con Iguales de Sexo Contrario, Relaciones con los Padres, Honradez-Confiabilidad y Estabilidad Emocional. Hay 102 apartados, con 8-10 por faceta, cada uno de los cuales se responde sobre una escala de 6 puntos: falso, mayoritariamente falso, más falso que verdadero, más verdadero que falso, mayoritariamente verdadero, y verdadero. Las alfas coeficientes oscilan entre 0,83 y 0,91 para las 11 facetas. Los estudios de análisis de factores han identificado los 11 factores estimados a lo largo de las diversas muestras de sujetos de diferentes edades (p.ej. Marsh, Parker & Barnes, 1985). Utilizando la SDQ-II y las escalas de preadolescentes (SDQ-I) y de jóvenes adultos (SDQ-III), Marsh y sus colegas han conseguido abogar por un modelo multidimensional del autoconcepto.

Escala de Satisfacción por la Vida Percibida. La Escala de Satisfacción por la Vida Percibida (PLSS) (Adelman, Taylor & Nelson, 1989; Smith et al., 1987), un instrumento de auto-informes de 19 apartados, está diseñada para extraer clasificaciones generales basadas en la adición de apartados que cubren una gama diversa de ámbitos de contenido, tales como el bienestar material y físico, las relaciones, la realización personal y el recreo y el ocio. Las respuestas se apuntan en una escala de Liken de seis puntos. Debe advertirse que las escalas de puntuación en el presente estudio se invirtieron accidentalmente de modo que mayores puntuaciones indican mayor satisfacción por la vida.

Escala de Satisfacción por la Vida en Estudiantes. La Escala de Satisfacción por la Vida en Estudiantes (SLSS) (Huebner, 1991x), una escala de auto-informes de siete apartados, se describe detalladamente en la introducción. Los estudiantes responden a los siete apartados con nunca (=1), algunas veces (=2), a menudo (=3), ó casi siempre (=4).

Procedimiento

 Se recabó el permiso de los padres para que sus hijos participaran en un estudio sobre “la felicidad de los adolescentes y la satisfacción por la vida”. Antes de participar en el estudio, se pidió también a los estudiantes que firmaran un formulario de consentimiento adaptado a su edad.

Los diferentes instrumentos fueron administrados por el primer autor durante sesiones individuales en entornos de aulas ordinarias. Todas las escalas se completaron de forma anónima mediante el uso de un procedimiento de codificación numérica para disminuir posibles problemas relacionados con el intento de los estudiantes de dar respuestas socialmente convenientes. Antes de su reparto, se leyeron a los estudiantes las instrucciones para cada una de las cuatro escalas. Luego, los estudiantes completaron las escalas individualmente. El investigador se hallaba presente a lo largo del proceso para responder preguntas individuales sobre los apartados de las escalas. Todos los estudiantes completaron los cuestionarios en el mismo orden: página demográfica, SLSS, SDQ-II, LOCS-SF y PLSS respectivamente.

La información demográfica se obtuvo mediante una página de información completada por cada estudiante antes de la entrega de las escalas de bienestar. Se obtuvo información de cada estudiante respecto a la edad, sexo, raza, curso y estatus socioeconómico. Las clasificaciones del estatus socioeconómico se obtuvieron mediante los informes de los estudiantes sobre almuerzos gratuitos, rebajados o pagados dentro del colegio.

 Juntamente con el formulario de consentimiento paterno, a los padres se les pidió que participaran respondiendo a la afirmación: “En general, mi hijo/a está satisfecho/a con su vida” con una de cuatro posibilidades: nunca, algunas veces, a menudo o casi siempre. Se les pidió que eligieran la respuesta que mejor describiera el nivel de satisfacción global por la vida de su hijo/a adolescente durante las semanas anteriores, sin discutirlo con su hijo/a. También se les pidió que devolvieran sus clasificaciones, junto con el formulario de consentimiento, en un sobre sellado, de modo que su hijo/a ni pudiera conocer sus respuestas.

Resultados

Fiabilidad y Validez de la SLSS con Adolescentes

Se calcularon las correlaciones de doble serie para los siete apartados de la SLSS con la puntuación total de la prueba. Todos los apartados demostraron unas correlaciones corregidas apartado-total aceptables, oscilando entre 0,49 y 0,73. También se investigó la consistencia interna de la SLSS. Se obtuvo un alfa coeficiente de Cronbach de 0,86, lo que indicaba una fiabilidad de consistencia interna aceptable con una muestra de adolescentes.

 Los apartados de la SLSS se sometieron a un análisis de factores de componentes principales. Surgió un factor, que mostraba un valor eigen de 3,86 y explicaba el 55% de la varianza total de la SLSS. Las cargas de factores para cada uno de los siete apartados se presentan en la Tabla 1. Todos los apartados cargaron sustancialmente en este factor global de la satisfacción por la vida (intervalo = 0,61-0,83). Siguiendo una investigación anterior con estudiantes de educación infantil (Huebner, 1991a), parece que la SLSS utiliza una única dimensión global de la satisfacción por la vida entre los adolescentes. La puntuación media de la SLSS para la muestra total fue de 20,26 (SD= 4,35). Dividiendo la media por el número total de apartados de la SLSS obtenemos un intervalo de frecuencia estándar del 2,89 (donde 1=nunca; 2=algunas veces; 3=a menudo; 4=casi siempre). Este grado moderadamente frecuente de satisfacción global por la vida es similar a los datos (M = 20,84; SD= 4,51) obtenidos de una muestra heterogénea de 329 estudiantes de educación infantil del centro-oeste (Huebner, 1991a).

Tabla I

Cargas de Factores para los apartados de la SLSS

  Factor 1
Apartado 1 0.83
Apartado 2 0.76
Apartado 3 0.68
Apartado 4 0.68
Apartado 5 0.83
Apartado 6 0.77
Apartado 7 0.61

 Nota. SLSS = Escala de Satisfacción por la Vida en Estudiantes.

 Como respaldo a la validez simultánea, la SLSS se correlacionó significativamente con puntuaciones combinadas sobre otra escala de auto-informes, la Escala de Satisfacción Percibida por la Vida (r= 0,58). Además de demostrar convergencia entre la SLSS y otra medición del bienestar mediante auto-informes, se examinó la correlación entre las propias clasificaciones y las clasificaciones de los padres. Siguiendo datos obtenidos de adultos (Diener, 1984; Pavot et al., 1991), las clasificaciones de los padres se correlacionaron significativamente con las puntuaciones de la SLSS (r= 0,48), proporcionando así una importante prueba inter-métodos de la validez convergente.

 Como respaldo a la validez del constructo, las correlaciones de orden-cero entre la SLSS y el locus de control (r= -0,52) y la autoestima global (r= 0,52), según fueron medidas por la subescala del Yo General de la SDQ-II, fueron considerables. Estas correlaciones indicaban que una mayor satisfacción por la vida se asocia con un locus de control interno y una auto-imagen positiva entre los adolescentes.

Relaciones Demográficas

Se examinaron las relaciones entre la SLSS y las variables demográficas . Las correlaciones con la edad (r= -0,09) y el curso (r= -0,04) no fueron significativas. El sexo no estaba relacionado con las puntuaciones de la SLSS; no existía una diferencia significativa entre los varones y las mujeres en la SLSS, t(215)= 0,80, ns. Por el contrario, la correlación con el estatus socioeconómico fue significativa (r= 0,34), lo cual sugiere que la satisfacción global por la vida aumenta según aumenta el estatus socioeconómico.

 Si excluimos al único estudiante nativo-americano, también existe contraste entre dos grupos étnicos. Los estudiantes afro-americanos mostraron una menor satisfacción por la vida (M= 19,05; SD= 4,40) que los estudiantes blancos (M= 21,57; SD= 3,92); t(217)= 4,35; p< 0,01. Aunque posiblemente resultaran reveladores, no se pudieron llevar a cabo análisis estadísticos de los efectos de la interacción (estatus socioeconómico x etnia) debido al pequeño número (n= 5) de blancos con bajo estatus socioeconómico en esta muestra.

Relaciones entre la Satisfacción por la Vida y el Ámbito del Autoconcepto

 También se investigaron las relaciones de orden cero entre la satisfacción por la vida y los diferentes componentes del autoconcepto. En la Tabla 2 se presentan las correlaciones de momento de producto Pearson. Todas las facetas del autoconcepto mostraron correlaciones positivas significativas (p< 0,05), con una excepción. La faceta Verbal fue no significativa. Análogamente, las correlaciones entre las otras facetas académicas, Matemáticas y Escuela General, fueron bajas. Las puntuaciones de las Capacidades Físicas y la Apariencia fueron también bajas. La mayor correlación fue con la escala de Relaciones con los Padres. Los ámbitos de Estabilidad Emocional, Honradez-Confiabilidad, Relaciones con Iguales del Sexo Opuesto y Relaciones con Iguales del Mismo Sexo demostraron todas correlaciones moderadas.

Tabla 2

Correlaciones entre las Escalas de Satisfacción Global por la Vida y SDQ‑II I Autoconcepto

Escala SDQ‑ll Correlación p
Capacidades Físicas .15 .0200
Apariencia Física .19 .0030
Relaciones con Iguales del Sexo Opuesto .33 .0001
Relaciones con Iguales del Mismo Sexo .29 .0001
Honradez-Confiabilidad .38 .0001
Relaciones con los Padres .62 .0001
Estabilidad Emocional .48 .0001
Yo General .52 .0001
Verbal .07 .2800
Matemáticas .17 .0100
Escuela General 25 .0001

   Nota. SDQ‑II = Cuestionario de Auto-Descripción‑II (Marsh, 1990).

 Las influencias de la edad, el sexo y la etnia fueron observadas a través de una serie de análisis de regresión. Debido al gran número de comparaciones realizadas, se empleó una corrección Bonferroni para un error alfa. Primero, se utilizaron análisis de regresión múltiple simultáneos para investigar las diferencias evolutivas en las relaciones entre cada uno de los ámbitos del autoconcepto y la satisfacción global por la vida. Se usaron nueve puntuaciones sobre ámbitos del autoconcepto de la SDQ-II como variables predictoras. Las escalas Escuela General y Yo General se excluyeron debido a su relación jerárquica no-independiente con las otras mediciones. Así, en nueve ecuaciones de regresión separadas, la satisfacción global por la vida fue tratada como la medición dependiente y regresionada sobre un ámbito específico del autoconcepto ( p. ej., mismo sexo, relaciones con los iguales), edad, y la interacción autoconcepto x edad. Los términos de las interacciones fueron luego examinados para evaluar la presencia de cambios relacionados con la edad en la importancia de los diferentes ámbitos del autoconcepto en la explicación de las puntuaciones sobre la satisfacción global por la vida. Se obtuvieron correlaciones no significativas, lo que señalaba una falta de diferencias evolutivas significativas en las relaciones entre los ámbitos del autoconcepto y el índice de satisfacción global por la vida.

 En análisis de regresión posteriores, investigamos las relaciones autoconcepto/satisfacción global por la vida como una función de sexo y la etnia (afro-americana, blanca). De nuevo no se hallaron efectos de interacción significativos para ninguno de los ámbitos del autoconcepto, lo que sugiere que la importancia relativa de los ámbitos del autoconcepto respecto a la satisfacción por la vida no varía como función de estas variables,

Discusión

En primer lugar, este estudio pretendía determinar si la Escala de Satisfacción por la Vida en los Estudiantes mostraba una fiabilidad y una validez aceptables respecto a la población adolescente. Los siete apartados de la SLSS manifestaron correlaciones apartado-total convenientes. La SLSS también reveló una consistencia interna adecuada y una estructura de factores unidimensional, lo cual apoya hallazgos anteriores de la SLSS cuando se usó con niños más jóvenes (Huebner, 1991a, 19916). De estos hallazgos, la SLSS parece tomar una única dimensión global de la satisfacción por la vida cuando se utiliza con personas de entre 13 y 19 años.

Las puntuaciones de la SLSS también se correlacionaron de forma moderada con las puntuaciones de la PLSS, otra medición mediante auto-informes de la satisfacción por la vida. La relación obtenida proporciona pruebas de una validez simultánea, aunque el limitado grado de correlación refleja probablemente las diferencias previamente señaladas en las bases teóricas subyacentes de los dos instrumentos.

 La correlación significativa entre las puntuaciones de la SLSS y las clasificaciones deducidas de los padres proporciona un apoyo extra a la validez de la SLSS. Estas correlaciones son similares en magnitud a aquéllas de estudios sobre la correspondencia entre las auto-clasificaciones de los adultos y las clasificaciones realizadas por compañeros sentimentales (Diener, 1984; Diener et al., 1985; Pavot et al., 1991). Este descubrimiento proporciona, pues, una importante prueba inter-métodos de la validez convergente de la SLSS con los adolescentes.

 Por último, como se esperaba, las puntuaciones de la SLSS estaban relacionadas con el autoconcepto global y el locus de control. Los adolescentes que mostraban un alto grado de satisfacción por la vida también mostraban un alto grado de autoestima global y creían que mucho de lo que les sucede está bajo su propio control (esto es, locus de control interno). Las ligeras correlaciones indicaban que aunque la satisfacción global por la vida compartía cantidades significativas de varianza con la autoestima global y el locus de control, los constructos no son equivalentes. Estos descubrimientos también concuerdan con los descubrimientos en los adultos (Diener, 1984; Emmons & Diener, 1985) y preadolescentes (Huebner, 1991a, 19916), reforzando aún más la validez del constructo.

 En conjunto, estos resultados sugieren que la SLSS es un instrumento de auto-informes fiable y válido, apropiado para el uso investigativo con adolescentes. La SLSS constituye así un instrumento psicométricamente sólido para llevar a cabo posteriores investigaciones sobre las percepciones de la calidad general de las vidas de los adolescentes. La concisión y simplicidad de la SLSS pueden hacerla particularmente útil en estudias a gran escala del bienestar de los adolescentes.

 La importancia de la investigación básica sobre la naturaleza y las dimensiones del bienestar psicológico en general y la satisfacción por la vida en particular se ve subrayada por el resurgimiento del interés en los procesos subjetivos que intervienen en el ajuste psicológico positivo y negativo (p. ej., vid. Lazarus, 1991; Lewinsohn, Redner, & Seeley, 1991), la continua controversia que rodea la relación entre el afecto positivo y negativo (Diener, 1984; Kamman & Flett, 1983; Larsen & Diener, 1992; Watson, Clark, & Tellegen, 1988), y el reconocimiento de que la satisfacción por la vida es un resultado valioso en y de sí mismo (Frisch, Cornell, Villanueva, & Retzlaff, 1992; Veenhoven, 1984). Las mediciones del bienestar orientadas positivamente, tales como la SLSS, deberían permitir la medición del espectro completo de bienestar psicológico, más que requerir que el investigador deduzca bienestar positivo de la ausencia de indicadores negativos (p. ej., informes de estados negativos de sentimiento o síntomas psicopatológicos) (Kamman, Farry & Herbison, 1984),

Además de su utilidad en la investigación básica con niños y adolescentes, las mediciones de satisfacción por la vida, como la SLSS, podrían tener potenciales usos de aplicación, a la espera de una investigación apropiada. La evaluación de la satisfacción global por la vida, así como la satisfacción por ámbitos específicos (p. ej. familia, iguales, escuela, vecindario) se relaciona con amplios intereses educativos y sociales. Por ejemplo, un objetivo general de la mayoría de los programas educativos (p.ej. programas de educación especial para los minusválidos psíquicos leves) es aumentar la calidad de las vidas de los estudiantes (Landesman, 1986). Las mediciones de la satisfacción global y por ámbitos deberían contribuir a la determinación de la validez social de tales programas mediante la determinación del impacto del programa sobre la calidad auto-expresada de las vidas de los usuarios. Para una amplia discusión sobre la utilidad potencial de las mediciones sobre la satisfacción por la vida con respecto a las evaluaciones de las necesidades, la formulación de una política social y la evaluación de los programas sociales en los ámbitos individuales, de pequeños grupos o de la comunidad, vid. Frisch et al. (1992).

El presente estudio también pretendía investigar aún más el grado y los correlatos de la satisfacción global por la vida entre los adolescentes. Las puntuaciones en la SLSS revelaron informes generales positivos de satisfacción por la vida entre los adolescentes. De nuevo, estos descubrimientos concuerdan con los descubrimientos en muestras de niños más jóvenes (Huebner, 1991a, 1991b) y adultos (vid. Argyle, 1987; Diener, 1984; o Wilson, 1967; para revisiones).

Este estudio también proporcionó información considerable respecto a los correlatos demográficos de la satisfacción por la vida. En primer lugar, la satisfacción por la vida de los adolescentes no estaba relacionada significativamente con la edad, el curso o el sexo. No obstante, había diferencias significativas en el grupo de estatus socioeconómico bajo con respecto al grupo de estatus socioeconómico medio o por encima de la media, donde los estudiantes de estatus socioeconómico bajo mostraban una satisfacción menor. También hubo diferencias significativas entre los estudiantes afro-americanos y los blancos, en favor de éstos últimos. Los descubrimientos relacionados con el sexo, la raza y el estatus socioeconómico también concordaban con los informes de los adultos (Argyle, 1987; Campbell, Converse, & Rodgers, 1976; Diener, 1984).

En segundo lugar, este estudio reveló que las facetas específicas del autoconcepto se relacionaban diferencialmente con la satisfacción por la vida en los adolescentes. En toda la muestra, la medición de las relaciones con los padres resultó ser el correlato más fuerte. Las mediciones del ámbito escolar y físico manifestaron las relaciones más débiles; las mediciones de las relaciones entre iguales quedaron en mitad (valores r en los 0,30s). Dado que la mayoría de los estudios anteriores simplemente habían explorado la relación entre el autoconcepto global y la satisfacción global por la vida, estos descubrimientos demuestran los beneficios de investigar separadamente los efectos de los diferentes componentes de un constructo multidimensional como es el autoconcepto.

En tercer lugar, el estudio reveló también los parecidos evolutivos entre los adolescentes de entre 13 y 19 años. Es interesante observar cómo la calidad de las relaciones con los padres siguió siendo el factor que proporcionaba mayor satisfacción por la vida en la adolescencia. La importancia de la calidad percibida de las relaciones con los padres tampoco varió en función del sexo o la etnia. En general, los descubrimientos presentan un cuadro en el que las percepciones de los adolescentes sobre las relaciones familiares son de mayor importancia para el bienestar que las experiencias escolares o entre iguales o las condiciones demográficas (p.ej., el estatus socioeconómico). Estos descubrimientos dan más apoyo a los teóricos y los investigadores que afirman que, a pesar de la cada vez mayor importancia de los iguales en la adolescencia, los padres siguen representando la mayor influencia en las vidas de sus hijos adolescentes (p.ej., vid. Galbo, 1984; Greenberg, Siegel, & Leitch, 1983; Montemayor, 1982; Nielson, 1987).

 Este estudio ha aportado información preliminar significativa relacionada con la medición y los correlatos de la satisfacción por la vida entre los adolescentes. Sin embargo, los resultados deberían interpretarse con cautela. La muestra fue tomada de un distrito escolar en el sureste de los EE.UU.; así pues, el estudio debe reproducirse con mayores muestras en otros contextos para asegurar su generalización. También se necesita más investigación para explorar los efectos de la etnia, el estatus socioeconómico y las posibles interacciones. También es necesaria una mayor indagación sobre las posibles tendencias evolutivas, tales como comparaciones con niños de educación infantil, para ampliar nuestra comprensión de los correlatos de la satisfacción por la vida y la felicidad a lo largo del intervalo completo del desarrollo. Por último, también debería procurarse la determinación de los procesos específicos de implicación en las interacciones satisfactorias con los padres que llevan a informes subjetivos de satisfacción por la vida en contraposición con la insatisfacción.

Estos datos apuntan implicaciones para la promoción del bienestar entre los adolescentes. Los descubrimientos subrayan particularmente la importancia de las relaciones interpersonales como factores en la promoción del bienestar. En conjunción con descubrimientos con niños de educación primaria (Huebner, 1991b), parece que las relaciones familiares suponen una continua influencia generalizada sobre la satisfacción global por la vida de los niños y los adolescentes. Así, se respalda a aquellos científicos sociales y legisladores que abogan por enfoques hacia la práctica, la formación y la investigación con niños y adolescentes centrados en la familia (p. ej., Conoley, 1987; Roberts & Magrab, 1991; Uhlenberg & Eggebeen, 1986). Es, pues, posible que la promoción del bienestar entre los niños y los adolescentes requiera no sólo esfuerzos para mejorar sus entornos físicos y materiales, sino también esfuerzos para mejorar sus entornos psicosociales.

Bibliografía

Adelman, H.S, Taylor, L. & Nelson, P. (1989). “Minors' dissatisfaction with their life circumstances”. Child Psychiatry and Human Development, 20, 135‑147.

Andrews, F.M & McKennell, A.C (1980). “Measures of self‑reported well‑being: Their affective, cognitive, and other components”. Social Indicators Research, 8, 127155.

Andrews, F.M & Withey, S.B (1976). “Social indicators of well‑being: Americans' perceptions of lift quality”. New York: Plenum.

Argyle M. (1987). “The psychology of happiness”. London: Routledge.

Boss, M.V & Taylor, M.C (1989). “The relationship between locus of control and academic level and sex of secondary school students”. Contemporary Educational Psychology, 14, 315‑322.

Bracken, B.A (1992). “Multidimensional Self Concept Scale”. Austin, TX: Pro‑Ed.

Campbell, A, Converse, P.E. & Rodgers, W.L (1976). “The quality of American life: Perception; evaluations, and satisfactions”. New York: Russell Sage.

Conoley, J. (1987). “Schools and families: Theoretical and practical bridges”. Professional School Psychology, 2, 191‑203.

Csikszentmihalyi, M, Larson, R. & Prescott, S. (1977). “The ecology of adolescent activity and experience”. Journal of Youth and Adolescence,  6, 281‑294.

Diener, E. (1984). “Subjective well‑being”. Psychological Bulletin, 95, 542‑575.

Diener, E. & Emmons, R.A (1985). “The independence of positive and negative affect”. Journal of Personality and Social Psychology, 47, 1105‑1117.

Diener, E, Emmons, R.A, Larsen, R, & Griffin, S. (1985). The Satisfaction with Life Scale”. Journal of Personality Assessment, 99, 91‑95.

Emmons, R.A. & Diener E. (1985). “Personality correlates of subjective well‑being”. Personality and Social Psychology Bulletin, 11, 89‑97.

Frisch, M.B, Cornell, J, Villanueva, M, & Retzlaff, P.J (1992). Clinical validation of the Quality of Life Inventory: A measure of life satisfaction for use in treatment planning and outcome assessment”. Psychological Assessment, 4, 92‑101.

Galbo, J (1984). “Adolescents' perceptions of significant adults: A review of the literature”. Adolescence, 16, 951‑970.

Gilmor, R.M (1978). Locus of control as a mediator of adaptive behavior in children and adolescents”. Canadian Psychological Review, 19, 1‑25.

Greenberg, M, Siegel, J, & Leitch, C. (1983). “Nature and importance of attachment relationships to parents and peers”. Journal of Youth and  Adolescence, 12, 373‑386.

Harter S. (1982). “The Perceived Competence Scale for Children” Child Development, 53, 87‑97.

Hartup, W.W (1983). “Peer relations. In E. M. Hetherington” (Ed.), Handbook of child psychology (9th ed.): Vol. 4. Socialization, personality, and  social development (pp. 103196). New York: Wiley.

Hattie, J. (1992). “Self‑Concept”. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum.

Huebner, E.S. (1991). Initial development of the Students. Life Satisfaction Scale”. School Psychology International, 12, 231‑240.

Huebner, E. S. (19916). Correlates of life satisfaction in children”. School Psychology Quarterly, 6, 103‑111.

Huebner, E.S. (1991). Further validation of the Students. Life Satisfaction Scale: The independence of satisfaction and affect ratings”. Journal of Psychoeducational Assessment, 9, 363‑368.

Huebner, E.S & Alderman, G. (1993). “Convergent and discriminant validation of a children's life satisfaction scale. Its relationship to self‑ and teacher‑reported psychological problems and school functioning”. Social Indicators Research, 30, 71‑82.

Kamman, R.D, Farry, M. & Herbison, P. (1984). “The analysis and measurement of happiness as a sense of well‑being”. Social Indicators Research, 15, 91‑115.

Kamman, R, & Flett, R. (1983). “Affectometer 2: A scale to measure current level of happiness”. Australian Journal of Psychology, 35, 259‑265.

Landesman, S. (1986). “Quality of life and personal life satisfaction: Definition and measurement issues”. Mental Retardation, 91, 141‑143.

Larsen, R.J. & Diener, E. (1991). Problems and promises with the circumplex model of emotion”. In M. S. Clark (Ed.), Emotion (pp. 25‑59). Newbury PI Sage.

Lazarus, R. (1991). “Progress on a cognitive‑motivational‑relational theory of emotion”. American Psychologist, 96, 819‑834.

Lewinsohn P, Redner, J. & Seeley, J. (1991). The relationship between life satisfaction and psychosocial variables: New perspectives. In F. Strack, M.

Aryle, Schwartz (Eds.), Subjective well‑being (pp. 141‑169). New York: Plenum.

Marsh, H.W (1990). The Self‑Description Questionnaire‑II. San Antonio, TX: Psycho‑ logical Corporation.

Marsh, H.W, Parker, J. & Barnes, J. (1985). Multidimensional adolescent t concepts: Their relationship to age, sex, and academic measures. American Educational Research journal, 22, 422‑444.

Montemayor, R. (1982). Relationships between parent‑adolescent conflict amount of time adolescents spend alone and with parents and peers. Child Development, 53, 1512‑1518.

Nielson, L. (1987). Adolescent psychology: A contemporary view. New York: Holt, Rinehart and Winston.

Nowicki, S. & Strickland, B. (1973). Locus of Control Scale for Children. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 40, 148‑154.

Pavot, W, Diener, E, Colvin, D.R. & Sandvik, E. (1991). Further validation of the Satisfaction with Life Scale: Evidence for cross‑method convergence of well‑6t measures. Journal of Personality Assessment, 57, 149‑161.

Piers, E.V. (1984). Piers‑Harris Children's Self‑Concept Scale. Los Angeles: Western Psychological Services.

Protinsky, H. & Farrier, S. (1980). Self‑image changes in pre‑adolescents and adolescents. Adolescence, 15, 887‑893.

Roberts, R.N & Magrab, P.R (1991). Psychologists' role in a family‑centered approach to practice, training, and research with children. American Psychologist, 46, 144‑148.

Rosenberg, M. (1979). Conceiving the self. New York: Basic Books.

Schucssler, K. F. & Fisher, G. A. (1985). Quality of life research and sociology Annual Review of Sociology, 11, 129‑149.

Shavelson, R, Hubner, J.J & Stanton, G.C. (1976). Self‑concept: Validation construct interpretations. Review of Educational Research, 46,407‑441.

Shin, D.C. & Johnson, D. M. (1978). Avowed happiness as an overall assessment of the quality of life. Social Indicators Research, 5, 475‑492.

Simmons, R. G, Rosenberg, F. & Rosenberg, M. (1973). Disturbance in self‑imt at adolescence. American Sociological Review, 38, 553‑568.

Smith, D. C, Adelman, H. S., Nelson, P., Taylor, L., & Phares, V. (1987). Student's perceptions of control at school and problem behavior and attitudes. Journal of School Psychology, 25, 167‑176.

Uhlenberg, P. & Eggebcen, D. (1986). The declining well‑being of American ado cents. Public Interest, 82, 25‑38.

Veenhoven, R. (1984). Conditions of happiness. Hingham, MA: Kluwer Boston Academic Publishers.

Veenhoven, R. (1991). World database of happiness. (Available from R. Veenhoven Erasmus University Rotterdam, Faculty of Social Sciences,   RISBO, P.O. 1 1738, 3000 DR Rotterdam Netherlands).

Watson, D, Clark, L. & Tellegen, A. (1988). Development and validation of brief measures of positive and negative affect: The PANAS scales. Journal of Personality and Social Psychology, 54, 1063‑1070.

Wilson, NY. (1967). Correlates of avowed happiness. Psychological Bulletin, 67, 294‑30

Windle, M. & Lerner, R. M. (1986). Reassessing the dimensions of temperamental individuality across the life span: The Revised Dimensions of Temperament Survey (DOTS-R),  Journal of Adolescent Research,1, 213-220.

Witt, J.C, Cavell, T.A, Heffner, R., Carey, M. & Martens, B. (1988). Child Self-report: Interviewing techniques and rating scales. In E. Shapiro & T.R. Kratochwill (Eds.).  Behavioral assessment in schools (pp. 384-454). New York: Guilford.